SEC: Consejos Gas y parafina qué hacer?

Gas y Parafina: ¿Qué Hacer?

  • Las instalaciones de gas deben ser sometidas a inspección periódica cada dos años, ya que, con ello se alerta al usuario de los eventuales riesgos de una mala instalación. En el caso de aquellos usuarios cuyos inmuebles tengan dos sellos verdes consecutivos, el período de inspección se puede extender y realizar cada cuatro años.
  • No se pueden comercializar calefones que no estén certificados y que no tengan un dispositivo de seguridad que corta el paso del gas en caso de que se apague el piloto o haya alguna anomalía en términos de monóxido de carbono.
  • Todas las estufas deben tener un sensor de atmósfera el que tiene por finalidad que el artefacto se apague ante un empobrecimiento del oxigeno disponible en los recintos donde están ubicadas.
  • Cuando se tengan que realizar reparaciones a las instalaciones o modificaciones, se deben hacer con Instalador de Gas Autorizado o a través del servicio técnico de la marca del artefacto a gas.
  • Si usted vive en un edificio con Sello Rojo, debe exigir a la Administración que se realicen inmediatamente todas las reparaciones necesarias con Instaladores Autorizados por SEC.
  • Si siente olor a gas en su domicilio, intente cerrar las llaves de paso, ventile inmediatamente el lugar y llame a la empresa que le entrega el suministro. Nunca encienda luces o fuego para determinar dónde está la fuga.
  • Las instalaciones de gas, sólo pueden tener suministro, una vez que sean inscritas mediante una declaración en la SEC.
  • Los artefactos a gas no deben estar expuestos a corrientes de aire que puedan afectar su normal funcionamiento.
  • Los aparatos diseñados para funcionar con gases licuados de petróleo, GLP, y los cilindros que lo contienen no podrán ser instalados en subterráneos, pisos zócalos y otros cuyo nivel permita la acumulación de mezclas explosivas gas-aire.
  • El sello de la válvula del cilindro debe ser quitado en forma manual. Esta tarea está facilitada porque dicho sello trae un pre-picado. Nunca hay que hacerlo con elementos cortantes, porque podría dañar el anillo de goma, que es vital para evitar fugas.
  • El cilindro de gas licuado debe ser comprado a distribuidores autorizados de alguna de las marcas establecidas del país, o directamente a la empresa distribuidora, para evitar un mal uso de éste por terceros. Los usuarios tienen derecho a pedir que el vendedor les pese el cilindro.
  • El cilindro de gas licuado debe ser conectado con un regulador de presión y un tubo flexible, ambos certificados para ser usado con gas, debiendo tener una rotulación con una marca que indica la fecha de certificación y la institución que lo certificó. No usar otro tipo de manguera, como por ejemplo para agua.
  • Los gases combustibles que se comercializan cuentan con odorizantes para ser detectados en caso de alguna fuga de gas, por lo tanto, si siente dicho olor, y si es posible, antes de salir del lugar, abra las puertas y ventanas para su ventilación.
  • En el caso que se trate de una fuga de gas licuado, es necesaria una mayor ventilación, en especial a nivel del suelo porque este combustible es más pesado que el aire, y por lo tanto, tiende a concentrarse a ras de piso.
  • Mantener los cilindros de gas licuado fuera de las viviendas y no exponerlos al calor, llama o cercanos a fuentes de ignición (enchufes eléctricos, etc).
  • La normativa vigente no permite el uso de cilindros de gas edificios de departamentos para aparatos fijos (cocinas, calefones) y sólo se permite el uso de cilindros de hasta 15 Kg., para artefactos móviles, donde los cilindros se encuentren incorporados (estufas). De igual forma, se permite el uso de cilindros de 5, 11 y hasta 15 kg en viviendas sociales de hasta 5 pisos.
  • Asegúrese que los recintos donde existan artefactos de gas tengan aberturas permanentes al exterior mediante celosías o rebajes de puerta para facilitar el ingreso de aire necesario para la combustión.  Además, es importante que los recintos donde se ubiquen estufas, dispongan de aberturas  hacia el exterior en la parte superior del recinto para permitir la salida de las emanaciones producto de la combustión.
  • Nunca instale artefactos calefones  u otros artefactos de llama abierta en  dormitorios o baños.
  • Antes del primer uso de la Temporada, se recomienda revisar las estufas a parafina por el servicio técnico autorizado.
  • Nunca se deben mantener cerradas aquellas habitaciones donde haya una estufa encendida, ya que algunas mientras funcionan, consumen el oxígeno presente en el aire, de modo que si no hay renovación de éste, podría producirse asfixia.
  • Las estufas que generan llama deben mantenerse lejos de materiales inflamables, especialmente cortinas y de tableros eléctricos.
  • Nunca secar ropa dejándola en contacto con la estufa.
  • En el caso de estufas a parafina, se recomienda cargar el combustible, encender y apagar el artefacto en un lugar ventilado. Si es una casa, en el patio, y si es departamento, ojalá en la terraza.
  • No se debe cargar nunca la estufa cuando ésta se encuentre encendida.
  • La compra del kerosene (parafina) debe realizarse solo en lugares establecidos y usando bidones debidamente certificados por la SEC. De esta forma, los ciudadanos reciben un combustible con los adecuados estándares de calidad, utilizando un envase seguro.
  • En el interior de departamentos de edificios se podrá almacenar hasta 40 litros de kerosene.
  • En el exterior de viviendas (patios) el volumen máximo permitido es de  hasta 500 litros de kerosene en tambores.
  • Se recomienda almacenar el bidón siempre cerrado, lejos del alcance de los niños, lejos de fuentes de calor o ignición y en lugares ventilados.
  • El usuario deberá destapar lentamente el bidón, para permitir la salida de vapores del interior.
  • Es recomendable vaciar el combustible lentamente para evitar salpicaduras.
  • No se deben transportar más de dos envases de kerosene, de hasta 20 litros.
  • Por ningún motivo se puede comprar o vender en recipientes de vidrio.
  • Transportar él o los bidones en el portamaletas o pick up del vehículo, debidamente asegurado.
Gas
  • Las instalaciones de gas deben ser sometidas a inspección periódica cada dos años, ya que, con ello se alerta al usuario de los eventuales riesgos de una mala instalación. En el caso de aquellos usuarios cuyos inmuebles tengan dos sellos verdes consecutivos, el período de inspección se puede extender y realizar cada cuatro años.
  • No se pueden comercializar calefones que no estén certificados y que no tengan un dispositivo de seguridad que corta el paso del gas en caso de que se apague el piloto o haya alguna anomalía en términos de monóxido de carbono.
  • Todas las estufas deben tener un sensor de atmósfera el que tiene por finalidad que el artefacto se apague ante un empobrecimiento del oxigeno disponible en los recintos donde están ubicadas.
  • Cuando se tengan que realizar reparaciones a las instalaciones o modificaciones, se deben hacer con Instalador de Gas Autorizado o a través del servicio técnico de la marca del artefacto a gas.
  • Si usted vive en un edificio con Sello Rojo, debe exigir a la Administración que se realicen inmediatamente todas las reparaciones necesarias con Instaladores Autorizados por SEC.
  • Si siente olor a gas en su domicilio, intente cerrar las llaves de paso, ventile inmediatamente el lugar y llame a la empresa que le entrega el suministro. Nunca encienda luces o fuego para determinar dónde está la fuga.
  • Las instalaciones de gas, sólo pueden tener suministro, una vez que sean inscritas mediante una declaración en la SEC.
  • Los artefactos a gas no deben estar expuestos a corrientes de aire que puedan afectar su normal funcionamiento.
  • Los aparatos diseñados para funcionar con gases licuados de petróleo, GLP, y los cilindros que lo contienen no podrán ser instalados en subterráneos, pisos zócalos y otros cuyo nivel permita la acumulación de mezclas explosivas gas-aire.
  • El sello de la válvula del cilindro debe ser quitado en forma manual. Esta tarea está facilitada porque dicho sello trae un pre-picado. Nunca hay que hacerlo con elementos cortantes, porque podría dañar el anillo de goma, que es vital para evitar fugas.
  • El cilindro de gas licuado debe ser comprado a distribuidores autorizados de alguna de las marcas establecidas del país, o directamente a la empresa distribuidora, para evitar un mal uso de éste por terceros. Los usuarios tienen derecho a pedir que el vendedor les pese el cilindro.
  • El cilindro de gas licuado debe ser conectado con un regulador de presión y un tubo flexible, ambos certificados para ser usado con gas, debiendo tener una rotulación con una marca que indica la fecha de certificación y la institución que lo certificó. No usar otro tipo de manguera, como por ejemplo para agua.
  • Los gases combustibles que se comercializan cuentan con odorizantes para ser detectados en caso de alguna fuga de gas, por lo tanto, si siente dicho olor, y si es posible, antes de salir del lugar, abra las puertas y ventanas para su ventilación.
  • En el caso que se trate de una fuga de gas licuado, es necesaria una mayor ventilación, en especial a nivel del suelo porque este combustible es más pesado que el aire, y por lo tanto, tiende a concentrarse a ras de piso.
  • Mantener los cilindros de gas licuado fuera de las viviendas y no exponerlos al calor, llama o cercanos a fuentes de ignición (enchufes eléctricos, etc).
  • La normativa vigente no permite el uso de cilindros de gas edificios de departamentos para aparatos fijos (cocinas, calefones) y sólo se permite el uso de cilindros de hasta 15 Kg., para artefactos móviles, donde los cilindros se encuentren incorporados (estufas). De igual forma, se permite el uso de cilindros de 5, 11 y hasta 15 kg en viviendas sociales de hasta 5 pisos.
  • Asegúrese que los recintos donde existan artefactos de gas tengan aberturas permanentes al exterior mediante celosías o rebajes de puerta para facilitar el ingreso de aire necesario para la combustión.  Además, es importante que los recintos donde se ubiquen estufas, dispongan de aberturas  hacia el exterior en la parte superior del recinto para permitir la salida de las emanaciones producto de la combustión.
  • Nunca instale artefactos calefones  u otros artefactos de llama abierta en  dormitorios o baños.
Parafina
  • Antes del primer uso de la Temporada, se recomienda revisar las estufas a parafina por el servicio técnico autorizado.
  • Nunca se deben mantener cerradas aquellas habitaciones donde haya una estufa encendida, ya que algunas mientras funcionan, consumen el oxígeno presente en el aire, de modo que si no hay renovación de éste, podría producirse asfixia.
  • Las estufas que generan llama deben mantenerse lejos de materiales inflamables, especialmente cortinas y de tableros eléctricos.
  • Nunca secar ropa dejándola en contacto con la estufa.
  • En el caso de estufas a parafina, se recomienda cargar el combustible, encender y apagar el artefacto en un lugar ventilado. Si es una casa, en el patio, y si es departamento, ojalá en la terraza.
  • No se debe cargar nunca la estufa cuando ésta se encuentre encendida.
  • La compra del kerosene (parafina) debe realizarse solo en lugares establecidos y usando bidones debidamente certificados por la SEC. De esta forma, los ciudadanos reciben un combustible con los adecuados estándares de calidad, utilizando un envase seguro.
  • En el interior de departamentos de edificios se podrá almacenar hasta 40 litros de kerosene.
  • En el exterior de viviendas (patios) el volumen máximo permitido es de  hasta 500 litros de kerosene en tambores.
  • Se recomienda almacenar el bidón siempre cerrado, lejos del alcance de los niños, lejos de fuentes de calor o ignición y en lugares ventilados.
  • El usuario deberá destapar lentamente el bidón, para permitir la salida de vapores del interior.
  • Es recomendable vaciar el combustible lentamente para evitar salpicaduras.
  • No se deben transportar más de dos envases de kerosene, de hasta 20 litros.
  • Por ningún motivo se puede comprar o vender en recipientes de vidrio.
  • Transportar él o los bidones en el portamaletas o pick up del vehículo, debidamente asegurado.